Seguidores

10 mayo 2018

La Riba, Blub Nàutic Vic Sau, Cingles de Balà, Tavertet, Cingles del Pla de Dalt

06 Mayo 2018
Ruta circular en la comarca barcelonesa de Osona del pasado domingo, donde sus cortos pero intensos desniveles nos hicieron disfrutar por las Guillerias, y los alrededores del pueblo de Tavertet. Recorrimos unos cuantos puntos de interés, con la idea de disfrutar del entorno del pantano de Sau con su vegetación densa y variada, que no deja indiferente al visitante. Y también de las vistas del pequeño y rural pueblecito de Tavertet.
En esta ruta el único inconveniente fue la climatología. Una vez en la cingleras las densas y blancas nubes poblaban todo el valle… lo cual fue una pena porque ya que no pudimos contemplar el paisaje, que es lo más interesante de este recorrido.

RUTA:
 Salida desde La Riba. - Pasado el Hostal de la Riba, encontramos un poste indicador con el GR-2 y GR-151, dejamos el vehículo estacionado en este lugar, ya que será el lugar por el que descenderemos.
Seguimos por la carretera, hasta el embarcadero de Vic-Sau. Nos situamos con un buen punto de vista sobre el pantano de Sau, que prácticamente está casi lleno. Tal es así que apenas asomaba la cúspide final del campanario de lo que en su día fue la Iglesia de estilo románica S-XI del pueblo de San Román de Sau, y que fue engullido por las aguas al construirse la presa. En sus alrededores se goza de un paisaje de montaña y bosque.


En la parte trasera del edificio "Àrea d'esplai del Pantà de Sau", se toma la pista en dirección hacia Domus del Pi/ Places Carbonere, siguiendo la señalización existente del sendero local (SL).
Seguimos por el un buen trecho hasta encontrar un segundo poste, el sendero local continua a la derecha, tomando la opción de seguir de frente derecha en ligero ascenso, por medio de una densa vegetación de encinas, robles y maleza.
Alguna roca de estos acantilados nos sorprende con sus impresionantes formaciones rocosas, como la llamada Barret d´en Riba, que se parece a un dedo de la mano. Tras superar la pendiente más fuerte llegamos al cruce de camino del Coll de Malla y desde aquí nos acercamos a la población de.


Tavertet. Bella población de la Comarca de Osona, aún conserva algunas casas comprendidas entre los siglos XVII y XVIII, declarado punto de interés Cultural por el Departamento de la Generalitat. Su iglesia de Sant Cristòfol, edifico del S- XI, con modificaciones de los S- XII y XIII.


Salimos de la población por donde habíamos entrado hasta el cruce Coll de Malla, continuamos por la pista de la izquierda señalada con el GR 2, pista esta que fue el principio del proyecto de una urbanización. Sin perdida alguna y Justo cuando el camino deja de ser recto y empieza a trazar una suave curva a la derecha, aparece a la izquierda otra pista señalada con un poste de ruta de bicicleta, la tomamos y al poco llegamos al borde mismo de los Riscos de Tavertet.  En días despejados ofrece unas vistas espectaculares desde “el Pla de Dalt del Castell”, esta pista sale nuevamente a la principal donde se encuentra la masía del Castell.
Antes de llegar a la Masiá, nos desviamos por el indicador “Baixant del Castell” con dirección La Riba/Pànta de Sau/Sant Romá de Sau.


Vamos bajando por la canal con un desnivel muy marcado a través de un bosque sombrío, iniciando así el tramo final de la ruta.  En un principio no tiene que presentar dificultad alguna, excepto en días de lluvia o húmedos, donde algunos tramos o rocas pueden estár mojados y por consiguiente resbaladizos. Así que, ¡cuidado!
Como cosa curiosa en una parte de la canal se encuentran los restos de un Citroën Mehari y no se entiende cómo ha podido llegar a este lugar.
Tras una prolongada bajada el sendero desemboca en la Pista Can Pug, cruce con el GR-2  unos cuantos metros más y llegamos a la carretera asfaltada punto de partida La Riba.




03 mayo 2018

Circular 360º Al Pedraforca

29 abril 2018

Ruta circular de 17 km de longitud dentro del Parque Natural del Cadí-Moixeró, haciendo una vuelta de 360º al macizo más emblemático e icono de las montañas catalanas el Pedraforca. El itinerario nos permite conocer todas las vertientes de esta montaña, aunque el día escogido no dio mucha posibilidad debido a la climatología.


APROXIMACIÓN: Para acceder al punto de partida, hay llegar a Berga por la C-16 (Eje del Llobregat) en dirección norte hacia el túnel del Cadí y, justo después del túnel del castillo de Guardiola, girar a la izquierda por la carretera B -400 dirección Gósol.

ITINERARIO:  Sorribes, Gósol, Coll de Font Terrers, El Collet, Refugio Lluis Estasen, Coll de Jou.

CRONICA:
El tiempo apuntaba mal, con un poco de frío y de agua…. Pero no nos imaginamos lo que nos esperaba más adelante. Así empezamos el kilómetro cero del recorrido situado en la carretera B-400, km 23 antes de llegar al pequeño núcleo de Soribes que pertenece al municipio de Gósol.
Por el sendero paralelo a la carretera seguimos las señales PR-C 127/ GR 107, nos encontramos Coll del Cap de la Creu, excelente mirador donde varios paneles informativos reseña los alrededores.
Entramos en la Vila de Gósol. - Pequeña población del Prepirineo, al pie del Pedraforca y también conocido por su vinculación con Pablo Picasso en la primera década de 1900.


La cruzamos por su plaza Mayor (1426 m), ante la iglesia de Santa Marina, el conjunto se consolidó en 1992. Se sigue las marcas blancas y amarillas del PR C-127 y PR C-123, las blancas y rojas del GR 150 y del GR 107, por el Cami del pas dels Gosolans, poco a poco vamos dejando el núcleo urbano.
Área recreativa de la Font Terrers (1625 m). - Sitio ideal para la época estival, con bancos y asientos, los tres surtidores de su fuente emanan abundantemente agua.
Aunque llovía ya desde el inicio, empezó a hacerlo con más intensidad durante un buen rato, no sería este el primer contratiempo de la ruta.


Seguimos hacia la derecha, en dirección norte, hasta llegar a continuación al torrente de la Coma de los Caners, donde hay una bifurcación. Nos dirigimos por la izquierda hacia el cuello del Collell, por el Cami del Pas dels Gosolans, en progresivo ascenso por un frondoso bosque de pino rojo.
Pasamos junto a Font de la Roca (1752 m), seguimos por el PR C-127 que, hasta el Collell, recorre la antigua ruta de los Segadores hacia Bellver de la Cerdanya por el paso de los Gosolans.
La lluvia da paso a los bancos de niebla, que no permitía una buena visibilidad de las espectaculares montañas que son parte típica del paisaje que rodea este valle de Cerneres … aunque no hacía mucho frio, la nieve cubrió los valles y hacia más difícil cada paso que dábamos. Obligándonos a extremar las precauciones para evitar resbalones y posibles caídas.
Collell (1.844 m). -Punto más elevado de la ruta, y punto divisorio del Cadí y el Pedraforca. Seguimos ahora la pista PRC-C-124/127, dirección Soribes/Saldes/Maçaners, por el Cami del Collell a Saldes.



A medida que avanzamos el camino transcurre por rincones realmente bonitos, la montaña nos va obsequiando con sus parajes, como el agua de la nieve que poco a poco se va derritiendo formando cascadas que surcan por las canales y cuyas aguas suenan cada vez más fuerza.
La pista en algunos tramos esta ocupada prácticamente en toda su anchura por la nieve, restos de árboles y piedras, consecuencia de algún que otro alud que se ha desplazado por estas laderas de una forma violenta arrastrando todo lo que encontraba a su paso, estaba al límite para poder cruzarla.
Pasada estas incidencias, abandonamos la pista por el sendero escalonado hacia la derecha que sube a la Jaça dels Prats, unos esplendidos prados a los pies de la desafiante pared rocosa del Pedraforca, donde se encuentra el refugio Lluís Estasen (1.640 m). En recuerdo del pionero escalador. Parada obligatoria para descansar y reponer energías, antes de hacer el último tramo.



Una nueva nevada comienza en nuestra andadura, el Pedraforca sigue escondido no hemos tenido ninguna imagen de su silueta muy particular con sus dos picos (el pico superior de 2.497 m y el Calderer de 2.491 m).
En esta ocasión el recorrido continúa siguiendo el PR C-127 por el interior del bosque. Seguimos las marcas blancas y amarillas, según vamos bajando estamos dejando la zona de nieve, ahora la zona a patear es de barro haciendo las botas más pesadas, el sendero desemboca en una pista, según andamos por ella vemos a la derecha la pared de Roget y más adelante pasamos junto a un monolito donde en su roca esta marcada con la ruta 360º y desde aquí al Coll de Jou, a la altura del este encontramos una gran balsa natural que la dejamos a la izquierda, nos encontramos en el antiguo camino de los mineros. Sobre el terreno todavía se puede ver de lo que fue las antiguas minas de lignito a cielo abierto.
Continuamos dirección a Sorribes que nos lleva por la Solana de Capdevila hasta llegar a las casas de Can Bardines. Bajamos hasta la carretera B-400 seguimos a la derecha hasta el km.23 punto final de la caminata



Los caminantes hemos convertido esta ruta en una lucha contra el agua, la nieve, viento y barro, una ruta con un clima desapacible más propio de invierno que de finales del mes de abril. Y con la ilusión de poder ver el Pedraforca, realizamos una parada en el mirador que se haya a la salida de Gósol, y desde allí pudimos verlo con su singular y característica silueta, casi oculto entre las nubes. Y con esta imagen tan fotográfica y espectacular emprendemos el regreso a casa.




 https://photos.app.goo.gl/3sGjHiiw2fxvFPjM7